¿Cuánto cuesta un logotipo? La imagen corporativa merece una inversión adecuada

Siempre me sorprende lo poco que valoran muchas personas la imagen corporativa de su empresa. En la decisión de diseñar o no, cambiar o seguir, o escoger uno u otro diseñador, con demasiada frecuencia domina la razón económica: gastar el mínimo posible, buscar las gangas, incluso obtenerlo gratis.

Dicen que la cara es el espejo del alma, lo mismo aplica a las empresas. La imagen que proyecta, conforma lo que los clientes perciben de ella. Si la imagen es buena, genera automáticamente un plus de confianza en el cliente, lo que se traduce en una ventaja sobre la competencia.

La Imagen Corporativa merece una buena inversión

¿En qué influye la imagen corporativa?

  • El primer contacto con los clientes. Todos los futuros clientes, sin excepción, van a ver la imagen de la empresa antes que otra cosa. Tanto en una feria, como en una visita de un comercial, o en un anuncio en prensa, o por Internet, lo primero que verá es el logotipo y el estilo de su comunicación. Las posibilidades de que se convierta en un cliente dependen, en mayor o menor medida, de esta primera impresión.
  • Todos y cada uno de los futuros contactos con los clientes. Cada catálogo, folleto, email, factura que reciba el cliente llevará por delante la imagen, reforzando (o debilitando) la imagen que se haya hecho de la empresa.
  • Los empleados y colaboradores de la empresa van a trabajar cada día bajo esa imagen. La imagen de la empresa se extiende a los empleados. Si se sienten más o menos a gusto con esa imagen, ayudará a que rindan más o menos, a que sean más o menos fieles. Una mala imagen hace que se sientan a disgusto y que no aprecien a su empresa.
  • La imagen condiciona las estrategias posibles de la empresa. Especialmente en el caso de una imagen pobre: siempre implica precios bajos. Una empresa que tiene una imagen descuidada puede transmitir un mensaje de que tampoco se preocupará de su cliente.
  • La imagen puede limitar posibles extensiones a otros negocios. Una imagen demasiado focalizada impide que se amplíe el negocio a otras áreas.

Esto es aplicable a cualquier empresa, independientemente de su tamaño. Desde la tienda de barrio hasta la mayor multinacional, la imagen sigue condicionando los resultados.

La alternativa que se suele plantear, es hacer la inversión ahora o hacerla más adelante. Parece una opción posible, que luego se puede cambiar la imagen con facilidad. Pero es una impresión falsa: una vez se ha implantado, cuesta mucho cambiar de imagen.

Consecuencias de hacer la inversión más adelante:

  • En todo momento hay una inversión hecha en material comercial que se va a tener que tirar cuando se haga el cambio: tarjetas, cartas, facturas, catálogos, rótulos, etc.
  • Los clientes asocian la imagen con la empresa. Si se cambia la imagen, se corre el riesgo de que se confundan, que crean que no es la misma empresa y busquen otro proveedor. Este riesgo puede ser muy importante, y hay que tenerlo muy en cuenta cuando se hace un cambio de imagen.
  • Con los años, todo el mundo se acostumbra a una imagen mediocre: lo malo no parece tan malo, lo menos malo llega a parecer incluso bueno. Estoy harto de ver personas que tienen una imagen francamente mala y creen que es aceptable, a fuerza de verla cada día.
  • El miedo y las dudas. Aunque no se reconozca objetivamente, todo el mundo reconoce que la imagen es algo muy íntimo, y da miedo plantearse el cambio. ¿Y si no funciona? Si no gusta? ¿Podemos volver atrás? ¿Y si seguimos con lo que tenemos un poco más…?

Conclusión

Hay que invertir en la propia imagen y hacerlo cuanto antes. Es mucho mejor empezar con una buena imagen, que empezar deprisa, más barato y con una mala imagen que se quedará más de la cuenta.

Para cerrar me gustaría compartir este video que grabé sobre “Cómo construir y Desarrollar la identidad de marcas orientadas a emprendimiento de negocios creativos“. En ella podrás entender algunos detalles importantes sobre “Las Marcas”.

Suscríbete a nuestro Canal de Youtube
Aún nadie ha calificado esta entrada, sé el primero.

Califica este artículo para mejorar nuestro blog ...

 en Sin categoría