Consejos para tener una tienda online exitosa desde el primer día

Hoy en día los CMS han evolucionado de tal manera que incluso WordPress, un sistema que originalmente se creó para blogs, actualmente permite crear una tienda tienda online.

Las facilidades para crear una tienda online son tantas, como las ventajas del comercio electrónico. Por tanto, tener una tienda virtual en la estrategia de marketing de un negocio es una gran oportunidad para conseguir más clientes y mejorar las ventas.

Ahora, si bien una tienda online es una excelente forma de mejorar el negocio, su creación y mantenimiento no debe tomarse a la ligera como cualquier página web. Una tienda online debe tener cumplir con ciertos requerimientos funcionales, técnicos, logísticos y legales para que todo marche sobre ruedas.

Consejos para tener una tienda online exitosa

Comparando el costo de crear una tienda física con una tienda online, la segunda  es más barata de hacer y mantener, pero el éxito en Internet no es gratis. En este artículo vamos a explicar qué debes hacer para tener una tienda online y conseguir el éxito desde el primer paso.

Planificación de una tienda online

Lo primero, es saber cómo funciona una tienda online. Un portal de e-commerce es muy complejo, tenemos que tener en cuenta muchos factores, que son determinantes, y no podemos saltarnos ninguno.

Los principales factores al planificar son:

  • El producto o servicio. Debemos pensar en todos los aspectos, cómo lo vamos a presentar, cómo lo vamos a vender, cómo lo vamos a despachar. Debemos tener muy en claro nuestro producto, qué ofrece y qué lo hace diferente de la competencia. Las personas aún tienen cierta desconfianza al momento de comprar online. Ofrecerle al usuario la información de forma clara, le dará confianza y hará que esté más dispuesto a comprar.
  • Política de precios. Uno de los principales factores por los que el desarrollo de una tienda online se atrasa, es porque no se tomaron en cuenta ciertos detalles sobre el costo final. Detalles como los costos de envío, impuestos y comisiones bancarias crean situaciones incómodas tanto para el equipo de desarrollo como para el cliente final. Define desde el inicio cómo vas a manejar los costos de envíos, si vas o no a cobrar impuestos y/o comisiones bancarias por separado. En qué moneda vas a comercializar y qué pasarelas de pago vas a usar.
  • La logística. Encierra todo lo que ocurre detrás de bastidores, una vez que se emite la orden de compra, se debe despachar el producto, verificar que el banco o la pasarela de pago realizó el cobro debido, las comisiones de despacho o envío están cubiertas y todo se realiza adecuadamente. Se debe cumplir con la entrega en el tiempo establecido y garantizar que el cliente recibirá su pedido quedando satisfecho con el mismo.
  • Mantenimiento y manejo de la tienda: Si bien el software prácticamente se ocupa de todo, a veces se requiere supervisión humana. Aunque parece muy tonto muchas personas que han solicitado una tienda online, recién se dan cuenta del tiempo que deben dedicar a ella una vez que se pone en línea.
  • Política de devoluciones y reclamos. Las letras chiquitas de los contratos son tan necesario para evitar problemas legales como para que el banco te apruebe poner su botón de pago en tu tienda. Créeme, un cliente que duda al comprar un producto, se sentirá más tranquilo y dudará menos, si le ofreces la posibilidad de devolver el producto o hacer un reclamo. Y mantendrá la confianza siempre y cuando se resuelva su caso.
  • Reposiciones y proveedores. Un cliente satisfecho siempre querrá volver por más. Asegúrate que puedes reponer la mercancía o que cuentas con los proveedores adecuados para garantizar la continuidad del negocio.

Una vez que hayas aterrizado todas tus ideas en un papel y ya tengas en claro cómo se va a ver tu tienda, cómo vas a manejar los procesos de compra, etc. Ahora viene la parte del desarrollo.

Creación y desarrollo de una tienda online

Ahora que ya conocemos los detalles del funcionamiento, podemos evaluar qué plataforma vamos a usar, qué tecnología nos conviene y a quién vamos a contratar o si la podemos hacer nosotros mismos. Si de verdad has hecho una buena planificación esto será pan comido.

  • El nombre de la tienda y su dominio. Una vez que conocemos qué productos o servicios vamos a vender, debemos ponerle un nombre adecuado a nuestra tienda. Debemos elegir un buen nombre de dominio, que sea fácil de recordar, no demasiado largo y por sobre todo que facilite el posicionamiento web.
  • El hosting. Cualquier servidor puede contener un blog o una página web sencilla, pero cuando se trata de un tienda debemos contar con un servicio de hospedaje web que sea capaz de manejar el volumen de usuarios que visita nuestra tienda. Un sitio web que se cae constantemente o que tiene fallas, espanta a los clientes y aumenta su inseguridad a la hora de realizar la compra.
  • La plataforma de e-commerce. Luego conocer cómo será la logística de nuestra tienda, política de precios y otros detalles, así sabremos perfectamente cuál será la plataforma adecuada y la que mejor se ajusta a nuestra necesidad.
  • El diseño web. Más allá de los colores, las formas y una plantilla bonita, debemos pensar en la usabilidad de nuestra tienda, debemos garantizar que los consumidores encuentren lo que buscan con el menor número de pasos, que los elementos importantes destaquen y el usuario en todo momento sienta que tiene el control.
  • Carrito de compra y botón de pago. Asegúrate de que entre el botón comprar y el botón pagar exista la menor cantidad posible de pasos, a mayor facilidad mayor éxito.
  • Formularios. Nunca me canso de hacer énfasis en la importancia de los formularios. A menudo llegan a nosotros personas que no venden o, por más publicidad que hacen, reciben muy pocas llamadas. Asegúrate que los formularios funcionan bien, se vean adecuadamente en móviles y computadoras de escritorio, y por sobre todo, que no soliciten nada más que lo necesario.
  • Certificado digital. Ya sea que tengas botón de pago o no, lo mejor es que instales un certificado digital. recuerda que a mayor comodidad y confianza mejores conversiones.
  • Aspectos legales. Deben ser de fácil acceso y visibles en todas las secciones de la web, los enlaces a: Política de Privacidad, Condiciones de Uso, Devoluciones, Formularios de Contacto, Reclamos, etc. Ofrece claridad.

Promoción y Marketing de una Tienda OnlinePromoción y marketing de una tienda online

Ahora que ya tenemos nuestra tienda necesitamos darla a conocer. Cuando se publica una nueva página web en Internet, esta es como una aguja en un pajar. Nadie te conoce, y el Internet es muy frío, es más difícil entablar una relación de confianza online, que en persona.

Basándonos en el estudio inicial de marketing, podremos establecer las estrategias para atraer clientes. Entre los aspectos más importantes están:

  • Propuesta de valor. Debemos comunicar aquello que nos diferencia de la competencia, plasmar nuestra identidad y destacar los beneficios específicos que ofrecen nuestros productos o servicios.
  • Visibilidad. Aquí es donde el SEO juega un papel fundamental. Debemos hacer que nuestra tienda aparezca en los resultados de las búsquedas que se realizan en Google, Yahoo, Bing, etc.
  • Publicidad. El SEO no ofrece resultados inmediatos, por lo que en un inicio seguro tendremos que apoyarnos en el SEM.
  • Canales de difusión. Enviemos nuestros mensaje por los diferentes canales, nada como las redes sociales. En algunos casos el marketing tradicional puede funcionar. Lo que no pasa nunca de moda, es el email-marketing, no desaproveches la oportunidad de usarlo.
  • Seguimiento y métricas. ¿Y cómo vamos a saber qué funciona y qué no, o de qué manera vamos a afinar nuestras estrategias si no realizamos seguimientos, analizamos estadísticas y comportamiento de los usuarios? Desde el primer minuto que ponemos en marcha nuestro sitios tenemos que estar observando lo que sucede en nuestra tienda.

Finamente publicamos nuestra tienda online

Y es que aquí no acaba todo, más bien es donde recién empieza. A partir de este momento debemos hacer todo lo posible para que el cliente compre y eventualmente regrese a comprar.

  • Análisis constante. Analizar qué funciona y qué no. Conocer el comportamiento de los usuarios es fundamental para aplicar nuevas estrategias o mejorar las existentes. Un mapa de calor es muy útil en estos casos, podremos ver en dónde hacen clic. Analizando el flujo del comportamiento en Google Analytics podremos ver hasta donde llegan y por qué no completan la compra. Este punto es super importante.
  • Analiza a tu público objetivo. Si haces un análisis de quién es realmente el público objetivo al que te diriges (edad, sus intereses, sexo, trabajo, aficiones, etc.) Podrás utilizar estrategias como el inbound marketing y redactar contenidos que realmente se ajusten a sus expectativas, y te será más sencillo poder captar su atención para convertirlos en clientes.
  • Atención al cliente y servicio post-venta. Las redes sociales son de gran ayuda para ello. La existencia de estos canales bidireccionales nos permiten escuchar lo que el cliente tiene que decirnos, ofrecerle ayuda y resolver sus dudas.

Y bien, con esto concluimos nuestra lista de consejos, basados en nuestra experiencia.  Lograr una que tienda online tenga éxito depende mucho del cuidado que le das a cada un de estos puntos. Para cualquier duda o aclaración, puedes dejarnos un mensaje en los comentarios.